La costa española,  recuperación inmobiliaria desigual en cada zona

La vivienda vacacional comienza a aumentar su demanda con respecto a los últimos años. En España, contamos con alrededor de 7905 km de costa española, de los cuales aproximadamente 215 km pertenecen a la denominada costa brava. Antes de entrar a especificar en profundidad sobre el mundo inmobiliario quizás es bueno remarcar que, esta última, la costa brava, está situada al noroeste de España, concretamente, inicia en Blanes y termina en la frontera con Francia, en Porbou.

En el año 2013, nos encontrábamos aún en la famosa crisis que acabó con la burbuja inmobiliaria, haciendo caer en picado la venta de inmuebles, y donde antes se hacían unas ventas anuales de aproximadamente 775.000 casas, bajó a 312.000. A día de hoy, se está viviendo una cierta recuperación, especialmente cabe destacar el área del mar Mediterráneo, en donde por lo general, está consiguiéndose una recuperación más rápida que en el área del litoral atlántico o cantábrico.

Uno de los principales culpables de esta recuperación económica e inmobiliaria viene de fuera. Y es que el demandante extranjero representa actualmente un gran porcentaje del número de compras en las viviendas de costa, aunque también remarcar que se comienza a observar un crecimiento y regreso en el comprador nacional. Vuelta al demandante extranjero, las principales nacionalidades son británica, francesa, rusa y alemana, y entre los motivos, destacan aquellos que preparan su nuevo hogar para después de su jubilación. En la costa brava, este punto no es una excepción y es que el comprador extranjero es también el predominante en esta zona, y respecto a su demanda nacional, mayoritariamente corresponde a Barcelona.

Repaso a la costa

Tinsa elabora cada año un resumen de su estudio respecto a la vivienda en la playa. En su último informe, respecto al año en que nos encontramos, 2017, sus técnicos indican que la mayor recuperación se encuentra en las islas Canarias, Mallorca, e Ibiza, la Costa Dorada, el sur de Alicante y la costa gaditana entre Tarifa y Conil. En el extremo contrario, como las zonas menos recuperadas, se encuentra la isla de La Palma y la costa gaditana de Algeciras y sus alrededores, el litoral oriental asturiano y la costa coruñesa.

Respecto a precios, las mayores subidas se encuentran en las islas, Alicante, Barcelona, Málaga y Cádiz y tenemos a Castellón, Huelva y Murcia en el otro extremo. Por último, respecto a la actividad de construcción, se comienza a observar una mejora dependiendo de la zona, y también se ve cómo se han retomado algunas de las obras paralizadas con anterioridad, respecto al litoral  catalán se observa previsión el inicio de nuevas viviendas en Platja d’Aro y otra en Palamós.

Aunque es difícil generalizar con los 7905 km de costa que nos rodean, como hemos visto, se puede decir que nos encontramos en pleno momento de recuperación.