Las casas de lujo consiguen repuntar en ventas en la Costa Brava

En España, tradicionalmente, el mercado que representan las casas de lujo ha estado dominado por el comprador extranjero con una gran preponderancia en países del entorno europeo: Alemania, Noruega, Reino Unido y otros más lejanos como China y Rusia, además de ciudadanos procedentes de países árabes que pertenecen a la OPEP. El auge está documentado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que señala como la venta de viviendas prime, cuyo coste supera el millón de euros, registró un aumento del 37 % en la Costa Brava sobre el año anterior.

A los factores conocidos del clima, buena gastronomía y gran oferta cultural y de ocio, se une el crecimiento de la economía española frente a momentos de incertidumbre por la ralentización del gigante asiático, la posibilidad de conseguir la nacionalidad española para la familia de compradores extranjeros (cónyuges, padres e hijos menores) por una inversión inmobiliaria que supere los 500.000 euros, nos referimos a la “Golden Visa”. Otros factores que intervienen aquí para favorecer este impulso de las adquisiciones serían la mayor facilidad en el acceso a financiación y la alta rentabilidad que generan las casas de alquiler.

Barcelona por su privilegiada ubicación geográfica, sus buenas conexiones con Francia, salida al Mediterráneo y las numerosas redes de transporte que dispone, ha logrado captar al turismo hasta convertirse en el primer destino nacional y esto genera fuertes ingresos y oportunidades de negocio que son aprovechadas por inversores y empresarios para establecerse.

Oportunidades

Es importante confiar en un profesional, que haga un estudio y una adecuada selección; se pueden conseguir operaciones muy interesantes y que generen beneficios a los propietarios. Siempre con documentación y garantizando la legalidad de las transacciones, con especialistas en la zona que saben cómo localizar la vivienda que mejor se adapte a los requerimientos de calidad, ubicación, dimensiones y servicios de la comunidad. Se puede invertir en el sector inmobiliario, por sus expectativas de crecimiento y la rentabilidad, a medio y largo plazo, que se logra por medio del alquiler. Una opción especialmente válida en viviendas de segunda residencia o, también llamadas, de temporada.

Alguna de las oportunidades que podemos prever en respuesta a las expectativas de crecimiento, tienen que ver con la alta demanda de propiedades de lujo que, sin embargo, no se ve atendida por la escasez de oferta en casas de lujo. Esta escasez favorece una subida de las rentas para las casas de alquiler, siempre referidos a un público de alto poder adquisitivo y con gran solvencia financiera. En este sentido, se están empleando otras formas de atender esta demanda, con las reformas y rehabilitación para sacar al mercado nuevas propiedades. De esta forma, se logra remodelar villas y fincas que tenían menos opciones de salida, ofreciendo un producto extra en zonas premium. Creemos que se puede valorar muy positivamente esta opción.