Costa Brava: cómo es la zona, historia y núcleos más importantes

La Costa Brava conforma el litoral de la provincia de Girona, desde Blanes a Portbou. Su riqueza paisajística, sus calas, servicios y su ordenación urbanística la convierten en un lugar interesante para pasar tus vacaciones o, por qué no, para adquirir una segunda residencia.

En este artículo, te vamos a hablar de las mejores alternativas inmobiliarias para invertir en la Costa Brava.

La Costa Brava

La Costa Brava es llamada así por su relieve escarpado y abrupto, y empezó a ser popularizado a través de los medios de comunicación a partir de la primera década del siglo XX en lo que, hasta ese momento, era una zona de pescadores y agricultores. Con la aparición del turismo como fenómeno de masas, se oficializó ese nombre en los años 1960.

En la zona hay turismo masivo, como el que se puede encontrar en localidades como Blanes o Lloret de Mar, pero también puedes apostar por alquilar una casa vacacional en un entorno tranquilo y con más privacidad o, incluso, invertir con el objetivo de tener una segunda residencia que se va a revalorizar en pocos años.

Lo cierto es que, además de clima, la Costa Brava ofrece bonitos paisajes, como ya supo mostrar Josep Pla en sus obras. Algunos ejemplos están en el castillo de Tossa de Mar, la bahía Portlligat en Cadaqués o el Cap de Creus.

S’Agaró

Situado entre Sant Feliu de Guíxols y Platja d´Aro, esta pequeña localidad perteneciente al municipio de Castell-Platja d´Aro destaca por la belleza de sus urbanizaciones de viviendas unifamiliares, inauguradas en 1924 e inicialmente de estilo novecentista, y su entorno privilegiado, cerca de la playa de Sant Pol.
S’Agaró y La Gavina lugares son ideales para la adquisición de una vivienda como inversión, puesto que el mercado inmobiliario de lujo no se ha resentido durante los años de crisis.